La historia comienza con nuestro protagonista, veterinario, oficiando una cesárea en el parto complicado de una perra, y la dueña histérica llorando a su lado. Con las manos ensangrentadas no le quedó más remedio que recurrir al tradicional método del machote ibérico para abrir con los dientes un bote de Respirot. Lamentablemente su figura de George Clooney de las urgencias perrunas se vio un tanto menoscabada cuando una de sus paletas decidió rebelarse contra este sobreesfuerzo y se le partió por la mitad, cayendo al suelo. Nuestro héroe, viendo truncadas sus posibilidades de ejercer de galán al haber sufrido notorios desperfectos en su fachada, decidió cambiar de registro reconvirtiendo el sketch en una escena de acción, de modo que recogió con destreza el diente roto del suelo, acabó la cesárea, salvó la vida de los perritos, tranquilizó a la dueña y decidió pegarse el diente con Superglue, hasta poder pasarse por el dentista.
Pero hete aquí que, cuando despertó a la mañana siguiente, el citado diente se había dado a la fuga con nocturnidad y alevosía.
Recordó entonces que la noche anterior se había entregado a los placeres de la carne con su pareja, con profusión de maniobras bucales aplicadas a su más íntimo lugar. De modo que, ni corto ni perezoso, procurando eso sí no disturbar el plácido sueño de su compañera, procedió a buscarlo. La reacción de la muchacha al despertar fue de firme complacencia, es más, afirmó sin dudas disfrutar como nunca, lo cual podría interpretarse en menoscabo de las virtudes amatorias habituales de nuestro arrojado veterinario.
El caso es que el diente no fue hallado en tan acogedora morada, por lo que la única posibilidad era habérselo tragado durante la noche. Este hecho fue confirmado días después, una vez completado de manera natural su recorrido por el interior de nuestro protagonista.
Desconocemos los comentarios exactos del dentista cuando se lo llevó (una vez lavado), salvo sus amargos lamentos ya que el juramento hipocrático le impedía contarlo.

Texto de: JOSÉ M. RODRÍGUEZ GIMENO
Si quieres saber más sobre el autor pincha aquí